El camino de vuelta

El Camino de Vuelta

Vivimos en la era tecnológica y robótica basada en la perfección y la rapidez por conseguir resultados. Sólo basta abrir el icono internet en tu smartphone  y buscar “aprender un idioma” aparecen decenas de páginas para que incluso en un mes sepas hablar inglés, francés, alemán o chino.   La era actual es la más inteligente de todos los tiempos sin duda alguna, pero no por ello  la más feliz.

Echando un vistazo a las estadísticas de los últimos años , para darnos cuenta, del ascenso de personas que padecen  la enfermedad del hombre moderno, me refiero a la depresión y la ansiedad. Y hablamos de ello, como algo normal, sin darle la importancia que realmente tiene, tratando de minimizarlos con “pastillas” y mirando al vecino que está en la misma situación. Así al menos creo justificarme viendo el mal que existe en otros que están igual o  peor que yo. <Triste realidad.>

Pero por el contrario, en la dualidad, también hay personas que han encontrado un equilibrio en la vida, que son felices e irradian positivismo. Hacen que otros también recuperen la salud y el bienestar. Son personas con confianza en sí mismos, auténticas, comprometidas y que dan lo mejor de ellas mismas. ¡Echa un vistazo a tu alrededor pues existen, gracias a Dios! 

Y es que lo normal, es Ser Feliz, sentir alegría, disfrutar del presente de lo que estás haciendo ahora, independientemente si aún no has conseguido lo que quieres, seguro que no es tan urgente ni terrible no tenerlo aún. Sin embargo se nos ha olvidado reír y reírnos con los demás, basado en un pasado que ya no existe o un futuro que ansiamos conseguir.

No hablo de positivismo de verlo todo color de rosa, no me refiero a eso, la auténtica felicidad se da cuando hacemos el viaje de vuelta, es una metáfora referida al que se da cuenta de que lleva parte de su vida viviendo desde la inconsciencia.  A veces, pasa algo inesperado en forma de enfermedad o experiencia dolorosa como una separación o arruinarte en tu negocio, para reorientar tu vida  y comience  el camino de vuelta.

En ese tránsito entre dolor y placer empiezas a desarrollar un Ego más maduro para soltar apegos y llevar luz a tus sombras. Es hora de abrir el corazón y que la acción amorosa y compasiva conviva con nuestras miserias y que la vulnerabilidad se abra en canal a  nuestra naturaleza innata.

Es entonces que el “Aprender a Vivir” se convierte en un arte y una asignatura digna para todo aquel que quiere aprender a disfrutar de la vida en su máxima expresión, no en esa que ha fabricado montado en una montaña rusa de proyecciones de un inconsciente colectivo y que por defecto solo lleva a la neurosis colectiva.

Es hora de conectar con nuestros valores innatos y que la compasión, la humildad, la serenidad abracen nuestra vida para que esta siga su curso en una única canción que es Vivir desde el corazón.  El Amor sin causa crece el miedo se acentúa.

Es hora de dar paso a la inteligencia emocional más que a la inteligencia académica. Corazón contra mente, como dicen los místicos. Un proceso que trato de desarrollar con mis clientes en las sesiones personalizadas que imparto de coaching y valores en Sevilla

¿Te imaginas vivir en un estado de felicidad permanente?¿Puedes sentir como cambiaría tu vida y la de los que te rodean? ¿Crees que es posible?

¡Escucha bien, SI que lo es!

Gran número de profesionales del crecimiento personal confiamos en la  la meditación como técnica que puede ayudarte a conseguirlo. Es sabido los muchos beneficios saludables que tiene meditar. Pero una cosa es leerlo, entenderlo y otra cosa es practicarlo, porque en la práctica aprendes a meditar. No quiero darte una clase de meditación, hay muchas formas de hacerlo y muchas disciplinas, tan sólo te pido que dediques parte del día a respirar conscientemente, 2 o 3 veces al día durante 5 minutos es un buen inicio. Con la práctica podrás ir aumentando el tiempo y mejorar la técnica.

Cuando ponemos atención a la respiración conectamos con la vida entrando en nosotros, ahí en ese momento sólo hay eso, Vida. Se van desplegando sensaciones y experiencias nuevas que cuando las observamos con conciencia nos conecta con nuestra verdadera esencia. Así poco a poco comenzamos a recobrar la serenidad, la salud y un estado de alegría y felicidad duradero.

En este camino de vuelta, empiezas a recobrar tu salud psicológica, emocional y física y a dejar todo automatismo, para llevar lo mejor de ti a los tuyos y a los demás.

¡Vive, respira y decide que quieres vivir! Es hora de volver a casa.

¡Te deseo una vida próspera y feliz! ¡Disfrútala!

¡Mil gracias por estar ahí!

¡Nos vemos en la siguiente entrada de mi blog!

José María

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.